Capítulo 1: El pasado de mi madre

CAPITULO 1: EL PASADO DE MI MADRE
Madre

El pasado de mi madre


 
He abierto el balcón de mi habitación, después de tantos días de incesantes tormentas casi no se podía abrir. Unos pajarillos han revoloteado por encima de mi cabeza y, ahora, un rayo de luz se filtra por entre las cortinas de mi cuarto, esta luz me hace sentir mucho más fuerte.
Es primavera y las lluvias van y vienen como los pájaros.
– Quizás después de la lluvia venga el amor.- Había comentado, repelentemente, Sally ayer por la mañana en clase, dando a entender que ella sabía mucho del tema.
– ¿Qué sabrá Sally del amor? pensé.
Por lo pronto yo había decidido no enamorarme de ningún hombre, no estaba dispuesta a sufrir tanto como mi madre.
Todos estaban desayunando cuando bajé, con un bonito vestido que tía Claire me había regalado semanas antes por cumplir diecisiete años. Mimí, la criada, servía el desayuno, con su cara de pocos amigos, a mamá y a Cathy.
– Traeme un poquito de leche, Mimí- Pidió mamá.
– Buenos días a todos.- Dije alegremente.
Mamá sonrió y me besó en la mejilla. Estaba radiante, llevaba un vestido azul celeste, su dorado cabello recogido en un moño y unos cuantos rizos rebeldes escapaban de él de forma curiosa. Siempre había sido muy guapa, al contrario que yo, sus oscuros ojos resaltaban en su rostro de manera enigmática, su pálida piel era tan fina que más que un ser humano parecía una muñeca de porcelana que al caer se rompe. A su lado estaba mi hermana Cathy, una traviesa personilla de ocho años, con unos ojos verdes que mataban y una naricilla respingona salteada con pecas.
– Liz, necesito un cuaderno de dibujo y unos lápices de carboncillo, ¿puedes ir a comprármelos?.- Me rogó la pequeña Cathy, pero más que un ruego parecía una amenaza con esa mueca en la boca.
Asentí y después de desayunar me encaminé a la tienda del señor Kerr. Daba gusto ver cómo en los escaparates iban apareciendo nuevos trajes mucho más luminosos que anunciaban el término del largo y pesado invierno.
La verdad era que casi todas mis amigas estaban prometidas e incluso algunas iban a casarse dentro de un año. Éste era el caso de Bethy, mi mejor amiga…parecía mentira, ¿cuántas veces le había advertido sobre el pasado de mi madre? Pobre tonta!, si supiera como son…

“Todo empezó cuando mamá le conoció, era tan atractivo pero, a la vez, tan irresponsable y descuidado que el abuelo advirtió a mamá sobre su desacuerdo a que contrajera matrimonio con él, sin embargo, no pudo ver a su única hija completamente enamorada y, al mismo tiempo, tan infeliz. Finalmente accedió.
El mundo para la recién pareja era maravilloso hasta que nací, un caluroso día del mes de julio. Papá empezó  no ir por casa, y mamá se quedaba horas enteras e incluso días sola, atribuyendo las salidas de papá a su nuevo trabajo. Pero no era así, él ya no trabajaba.
Mis padres vivían en un pueblecito al norte de Edimburgo Stonehaven, y cómo no, los cotilleos iban y venían como el viento, hasta que volaron a los oídos de mi madre. Una tarde llegó Jane a tomar el té y le sugirió que vigilara a Tom, mi padre, pues la engañaba con otra. Mamá sufrió un desvanecimiento y debido al duro golpe que recibió al caer estuvo varias horas inconsciente.
Tom, mi desconocido padre, se dio cuenta que si perdía a mamá tendría que trabajar, por lo que sus salidas y ausencias dejaron de ser motivo de preocupación y, de nuevo, todo parecía estar arreglado.
Cinco años más tarde mamá era feliz y no recordaba para nada aquel extraño incidente hasta que se percató, no me contó los detalles, pero la idea iluminó su cabeza descubriendo que mi padre la engañaba con Jane. Aquella misma tarde hicimos las maletas y fuimos organizando la mudanza para salir semanas más tarde. Por la noche mi padre apareció borracho, mamá estaba despierta cuando él entró en la habitación, dispuesta a exponerle su decisión. Desde mi habitación podía oírles, esa noche escuché algo espeluznante y que con tan solo seis años no podía comprender.

– Tom, he decidido marcharme y me llevo a Liz conmigo, pero descuida que te dejo la casa para que puedas traer a todas las mujerzuelas que quieras.
Algo no encajaba en aquella discusión y era el tono sedoso de mi padre.
– Cathy, sabes que estás irresistible cuando me amenazas con tus ironías.- Dijo traquilamente.
-¡No son ironías! – Contestó mamá indignada y confusa.
Solo podía escuchar las pisadas de papá lentamente que se iban a acercando a mamá.
-¿Tom qué te pasa estás mal?- Él la miraba con la mirada perdida en otro mundo mucho más oscuro.
Luego oí a mi madre gritar y llorar, pero permanecí paralizada. Papá se reía de mamá y parecía disfrutar, algo ocurría en esa habitación que años más tarde entendería y odiaría. Mientras solo lloraba en mi habitación, él no parecía mi padre.
– Ahora ya puedes marcharte con tu hija Cathy, espero que no me olvides.- Terminó diciendo papá al cabo de un rato.
-¡Juro por Dios que no te olvidaré y te odiaré por siempre!- Gritó mamá mientras golpeaba su pecho.
Mi padre salió del cuarto y cerró la puerta, permaneciendo unos segundos ante ella. ¿Quería hacerle más daño, qué pensaba? Luego descendió las escaleras y se marchó, desde entonces no lo he vuelto a ver y ya han pasado once años.
¿Se acordará de que tiene una hija? Pero lo que él desconoce es que fruto de aquella violación nació mi querida y traviesa Cathy.
Mamá lloraba, con la ropa hecha jirones, encima de la cama, cuando me atreví a entrar, sin pronunciar palabras me rodeó con sus brazos y sollozando murmuró -Ruego a Dios que nunca le pase esto a mi hija.- Fue en ese momento cuando me prometí no casarme nunca.
Caminaba recordando aquella desdichada historia cuando grité sobresaltada, un muchacho había pasado por un charco y me había calado, sin bajarse de la bicicleta se había disculpado quitándose el sombrero. ¡Chicos!
Llegué hecha una fiera a la tienda del señor Kerr, pero antes de entrar miré al cielo y pensé que no merecía echar a perder un día tan espléndido como ese. Así que entré en la tienda con una de mis mejores sonrisas.
-¡Buenos dí…- Comencé a decir pero delante de mí estaba el engreído que me había mojado. Murmuré -¡Cómo si no hubiese más tiendas en la ciudad!- Él pareció oírme y para disgusto mío sonrió aún más.
-¿Querida Elizabeth te ocurre algo?- Preguntó el señor Kerr.
-No… bueno…la verdad- Tartamudeé.
-La verdad es que me he olvidado en casa una cosa.- Mentí para salir de allí.
– Sí es por mí, yo ya me iba.- Dicho y hecho, así salió el chico de la bicicleta de la tienda, pero no antes de ver mi expresión de enfado.
Cuántas veces me habían repetido que manifestar mis sentimientos era una falta de educación en público, y aquel desconocido parecía leer mis pensamientos y hacerlos aflorar. Terminé de comprar y regresé a casa, el día seguía radiante pero para mí ya había terminado gracias al odioso presuntuoso.

Nota del autor: Esta historia inacabada la empecé a escribir con 16 años, en una máquina de escribir que siempre se quedaba sin tinta, pretendo transcribirla tal como estaba. Una chica de dieciséis años que se adentraba en la aventura de escribir su propia historia de novela romántica después de haber devorado colecciones del mismo género literario: Victoria Holmes, V.C Andrews, James Austen.

2 comentarios

  1. Ricardo Mazzoccone · abril 11, 2015

    Un relato muy interesante, con un estilo costumbrista narrás una historia por demás dolorosa. Me gustó.Felicitaciones Angela

    Me gusta

  2. Angela Moreno · abril 12, 2015

    Muchas gracias por tu comentario. Tengo escritos 12 capítulos, así que continuará…Un saludo ^_^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s